16 de enero de 2012

La Lucha II

   Las garras del licántropo presionaban el cuello de Mina con una fuerza rara vez vista con anterioridad, lo cual hacía que nuestra protagonista se fuese quedando sin respiración y entrando en una especie de trance onírico, provocado tal vez por la falta de oxígeno.
En este trance volvió al epicentro de su locura, al corazón de sus recuerdos... pero en esta ocasión, algo había cambiado.
- ¿Se puede saber qué demonios estás haciendo? - le susurró Nuth saliendo de entre la maleza oscura del bosque. - No puedes rendirte ahora, ya has andado un camino muy largo y aun te queda mucho por recorrer, estás en la flor de la vida... ¿vas a tirar la toalla como si estuvieses en el ocaso de tu existencia? Mientras yo esté aquí, desde luego que no.
Nuth era una de las personas más especiales para Mina, era aquella que la había visto nacer, aquella que la alimentó y enseñó la cara amable de las cosas, aquella con la que había compartido mil y una aventuras...

Nuth era su Guía, era el ama de llaves de sus recuerdos.

Era un ser pequeño, pizpireto y adorable. Siempre llevaba una mochila llena de recuerdos, algunos menos bellos que otros, pero tenía un arma muy poderosa, que la convertía en un ser mágico y letal:

Su Sonrisa.

Desde pequeña Mina había confiado en ella, había seguido sus consejos y cuentan que a veces no necesitaban ni hablarse, puesto que con una sonrisa de Nuth, Mina podía comprenderlo todo.
- Nuth, ya no puedo más... no tengo fuerzas, ya no puedo seguir luchando. Estoy exhausta - replicó Mina con un hilo de voz. - Quiero volver a casa.

- Me dan igual tus pataleos y tus llantos - inquirió Nuth. - Sabes muy bien quién eres y cual es tu misión. Yo seria feliz de verte de nuevo con nosotros, poder lavar tus heridas y enjugar tus lágrimas... pero ese no es tu destino. No voy a aceptar excusas, no puedo permitir que te rindas, así que respira hondo, toma impulso, levántate y mira a los ojos de la bestia. Tu puedes vencerle, y sé que lo harás.
Está escrito en las estrellas.

Mina miró a Nuth, entró en el fondo de sus ojos y vio que todo aquello que le decía era cierto... no podía rendirse ahora, no podía echarse atrás...

A través de esos ojos Mina recuperó la conciencia y volvió a la realidad; pero esta vez no era la pobre desvalida de hacía unas horas... ahora su mirada era más poderosa, reflejaba el fuego que ardía de nuevo en sus entrañas. Sus colmillos destellaban, afilados como espadas, y sus garras crecían cada vez más, volviéndose sables asesinos.

Tomó impulsó y dio un manotazo al rostro del licántropo, el cual se sorprendió porque ya casi la daba por muerta. Se puso en pie, le miró fijamente y le dijo:
- Prepárate a morir... tengo que seguir mi camino y no puedo entretenerme con nimiedades como tú.
Nuestra valquiria-vampiro pegó un salto sobre la bestia, clavó sus garras en los hombros y atravesó su cuello con sus colmillos, succionando hasta la última gota de sangre de tan esperpéntico animal.

Mina se encontraba de nuevo en pie, había saciado su sed, matado a la bestia, y recuperado las ganas de seguir avanzando, pero... ¿cual sería su próximo destino?

El camino no había hecho más que empezar y ella estaba entusiasmada.

3 comentarios :

  1. Predecible que el licántropo cayera en combate ah? ^^

    Me gustó el texto, porque significa una pequeña conclusión dentro de la gran ¿epopeya? inconclusa donde tienes metida a Mina. No me gustó tanto que a cambio de la fidelidad de tus lectores lances al aire más preguntas sin respuesta. Porque el meollo en mi empieza a ser mamuteico.

    Tenemos a Mina por una parte, con lo mejor de cada casa, la linfa de Valhalla y la sangre de una Ishtar babilonica. Creí leer que se trataba de un alter ego tuyo... Pero a unos párrafos de distancia descansa de su eterna condenación Jetzel, que si no me equivoco representa “otro yo” más. ¿Que tienen en común? Ambas son eternas, y a ti poco te falta ¿Sería factible un Ménage à trois literario entre las 3?

    Aquí nos presentas a Nuth, conociéndote, hallo que no será casualidad que se llame como la "La Grande que parió a los Dioses" extirpada de nuestra querida mitología egipcia ¿cierto? Y he aquí otro dimorfismo: ¿Por qué me recuerda tanto a Lily? ¿Acaso tu hermana también es pasto de tu extrospección duplicadora?

    Exijo una explicación!! Porque llegará un momento en el que servidor naufrague en este triángulo de las Bermudas que has creado.

    Por lo demás, buen texto, me gustó, como los anteriores... Pendiente de esclarecer el “De donde” y el “Hacia donde” eso si. Tras la lucha a muerte con el licántropo me preguntó si darás otro salto en el tiempo o abogarás por un cierto orden temporal. Esto último sería más conmovedor para el lector (para mi al menos) y, sin duda, más complicado para la escritora, que alguna vez deberá acotar sus historias y no presentar contextos que aparecen de repente de la nada, como si fuesen escenas sueltas y huérfanas desprovistas de un antes, un después y un fino hilo que los cosa.

    Porque creo que si no le das consistencia y un medianamente cuidado hilo argumental a tanta estructura, personajes y vivencias se te va a derrumbar el castillo de naipes, y tu publico no quiere eso!!

    Por cierto, volví a leer La Lucha 1... Y entre el follaje he encontrado algo que brillaba con un extraño fulgor: “Aquello era lo único que conocía y que le era jodidamente familiar”. Te lo dice alguien que utiliza el “Jodidamente” en 7 de cada 10 frases en el plano real, pero en ese texto no acaba de cuadrar. Y si me dices que si cuadra porque es un texto contemporáneo entonces echo en falta más adverbios similares a lo largo de La Lucha 1 / 2.

    Si te traicionó el subconsciente y dices “Jodidamente” en 7 de cada 10 frases en el plano real: Bienvenida al club!! Si no... quizá algo rollo: “peregrinamente” hubiese quedado más afín.

    Jaja, Bueno, que me gusta mucho, no tardes mucho hasta la siguiente entrega!! ;-)

    ResponderEliminar
  2. Ya sé que tengo/debo comenzar a "destapar" la historia de Jetzel, explicar al menos su origen, el cual está claro y nítido en mi cabeza desde hace años... Pero como bien has sabido entrever por mis relatos, el momento que estoy atravesando actualmente no me brindan ni el tiempo ni la concentración necesarias para definir algo tan complejo como es mi querida Jetzel... Es por ello que no hago más que vomitar textos aparentemente inconexos, aunque en mi interior gozan de un profundo y transcendental sentido. En resumen, ahora mismo estoy JODIDA y Jetzel me causa tanto respeto que no puedo parirla en esta seguridad social en la que me hallo... Necesito como mínimo estar en Sanitas...
    Pero tranquilo, que como meta autoimpuesta, este año 2012 conoceréis la historia cuasi completa de mi musa estrella... No vaya a ser que los mayas tengan razón y no haya año próximo y mi Jetzel se quede en la sombra del olvido :P

    ResponderEliminar
  3. Ah! Y por supuesto que Mina, Lilith, Jetzel e incluso Hatshepsut tienen conexión y algún día se verán las caras... Aunque claro está, siempre y cuando no sean la misma persona...

    ResponderEliminar