14 de septiembre de 2014

Alma Errante

Mi Alma Errante vaga a la deriva
buscándote, esperándote, anhelándote,
intentando aferrarme al deseo
de volver a encontrarnos al amanecer.

Somos viejos conocidos de otro mundo,
otra tierra, otro tiempo, otra historia,
compartimos muchas vidas juntos,
días de gloria entre batallas nocturnas.

Mi Alma Errante ahora te busca
para rememorar esos días pasados,
aquellos días donde no había fantasías,
tan sólo tú y yo, complementándonos.

Es por ello que estoy intranquila,
que me desvelo en mitad de la noche,
confundiendo al búho con la alondra,
confundiendo tu risa con la luna.

Mi Alma Errante conserva la esperanza
de pasear de nuevo junto a ti bajo la niebla,
de coger tu mano de terciopelo
para volar juntos hacia el horizonte.

Mientras tanto esta Valquiria te aguardará Dormida
esperando que vuelvas, mi guerrero soñador,
agonizando por no poder reflejarme en tus ojos,
estando a oscuras por faltarme tu luz.




2 comentarios :

  1. Bellos versos que nos recuerdan que a veces nos gustaría poder restituir a las palabras su potencial de experiencia física.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. O simplemente dejar que la experiencia perdure aunque sólo sea a través de simples letras... Gracias por leerme.

    ResponderEliminar