25 de abril de 2011

Mi bello desconocido

       Nunca dejaré de buscar y creer en el amor. Estoy orgullosa de los sentimientos que un día albergué dentro de mi ser y no los cambiaría si volviera a vivir mi vida por muchas veces que ésta se repitiese.

Hubo un tiempo, no hace mucho, en que la luz y la alegría inundaban mi ser… hubo un tiempo en el cual creí ser correspondida… Aunque ese tiempo ha pasado y mi existencia se resbala a través de un río de amargura y soledad, nunca me arrepentiré de haber amado a esa persona, y nunca renegaré de la felicidad que me dio su compañía.

Mi corazón saltaba cada vez que le veía, era Feliz a su lado… y esta carta alienta aquello que un día fue y que espero pueda volver a ser (esta vez con mi bello desconocido), y con más intensidad si cabe.

He aquí un pedazo de mi alma.

“Carta a ti, mi amor:

Amar a una persona es poder hablar con silencios.

Esta no es otra de mis típicas cartas romanticonas en las que te digo todo lo que te quiero y lo contenta que estoy a tu lado, no, esta vez sólo pretendo disfrutar con los detalles. Márquez hablaba en uno de sus cuentos peregrinos de la magia de ver a alguien dormir, y más si es una bella desconocida. Yo pienso que contemplar a una persona mientras duerme te revela mucho de cómo es esa persona.
Esta mañana te contemplé. Te vi.

Ya sabes todo lo que siento por ti, pero esta mañana sentí algo nuevo, algo diferente, algo que todavía no sé que fue. ¿Pudo ser felicidad? Yo estaba durmiendo, pero algo me despertó, me giré y ahí estabas tú: tranquilo, incluso sonriente me atrevo a decir, con un destello de luz madrugadora apuntando a tus labios y tú brazo alrededor de mi cintura. Parecías el ser más puro del mundo.
Serías feliz si durmieses toda la vida, te conozco.

Ya sabes que siempre me ha gustado mirarte, contemplarte (lo cual a veces te pone un poco nervioso), pero esta mañana ha sido diferente… ¿Por qué? Por tus ojos. Al rato de estar mirándote, tú has abierto un ojo, me has sonreído y me has dado un beso de buenos días. Lo lógico es que te hubieses vuelto a dormir un rato más, pero esta vez no ha sido así. Esta vez me has mirado, me has contemplado como nunca antes lo habías hecho. Eso que te decía que sentí y que aún no sé lo que fue, fue provocado por tus ojos, por tu mirada. Era una mirada limpia, serena y tranquila, sin secretos, sin objeciones, sin peros ni porqués. Entonces fue cuando ocurrió, de pronto me vi reflejada en ti. El brillo de tus ojos me sirvió de espejo, y ¿sabes que? Por primera vez en mucho tiempo me gusté. Al ver mi reflejo a través de tu mirada me vi como tú me ves, me vi como realmente soy: un ser hermoso, que ama y es amado. Entonces rozaste mis mejillas suavemente y me dijiste “Buenos días mi amor”, y me regalaste una sonrisa, delicada e inocente. Yo te respondí con otra sonrisa porque no podía hablar: era feliz.

Aún no sé porque te estoy escribiendo esto a ti, pero creo que es porque necesitaba decírtelo. Sé que tú también lo sentiste, y es por eso por lo que estás así conmigo ahora, mimándome y cuidándome como si no existiese el mañana. Como te decía al principio, amar es hablar con silencios… esta mañana nosotros hemos sido capaces de llegar a ese punto, y no te imaginas lo feliz que me hace este hecho.

Pienso que soy una mujer afortunada por tenerte conmigo, porque no todo el mundo puede sentir lo que siento yo al verte. Mira a Márquez, que se cruzó con una bella mujer en un avión, y solo la pudo ver dormir. Nunca sabrá si era la mujer de su vida o no, y a pesar de compartir algo tan íntimo como contemplarla mientras dormía, no podrá compartir nada más. En su recuerdo sólo quedarán sus bellos ojos cerrados y la pregunta de si es tan hermosa por dentro como lo era por fuera.

¿Me entiendes ahora? Lo que sentí el otro día al contemplarte es algo que él nunca podrá sentir con aquella desconocida, es por eso que doy las gracias porque estás aquí. Te quiero.”
  

2 comentarios :

  1. Estoy muy orgullosa de tí por muchas razones, una de ellas es por ser tan bonita por dentro...llegará un día en que tu bello desconocido podrá disfrutar de ello.

    El pasado ya no existe y el futuro no ha llegado, vive el presente y disfruta de cada segundo...

    Me ha encantado tu carta. :)

    ResponderEliminar
  2. Si es que en el fondo eres como un mazapán de tiernica ;P

    Aparte de eso, doy mi voto al cruce de miradas al despertar más que al ver dormir en sí ^^

    ResponderEliminar